You are currently browsing the category archive for the ‘2. Bogotá’ category.

>
populardelujo_calendarios2014 
>

Durante todo el año Arnulfo Herrada ofrece a los comerciantes de Bogotá el servicio de pintura de avisos y murales, pero cuando se acerca el final de año abandona los pinceles por unos días, da un salto de dos siglos en materia de técnicas publicitarias, y le propone a esos mismos comerciantes que le comisionen un tiraje de almanaques promocionales para el año que entra.

El mismo Arnulfo se encarga de concebir y redactar el texto publicitario y junto a ‘la señorita de la imprenta’ (como la llama él) escoge  los motivos gráficos y las frases célebres que acompañaran el calendario.

Tras la magnífica experiencia del año pasado, esta vez no lo pensamos dos veces y  nos sumamos a la que ya es una tradición de miles de tiendas, mini-mercados, talleres mecánicos y cafeterías de la ciudad.

Ayer nos entregó Arnulfo los calendarios y no pudimos quedar más agradecidos. Le pedimos que redactara el texto publicitario a partir de lo que para él significa Populardelujo luego de todos estos años de amistad y trabajo juntos y se nos hizo un nudo en la garganta al leer las líneas que compuso.

Y bueno, de las imágenes ni hablar… cachorritos, bodegones, lamborghinis…  como siempre, hay motivos para todos los gustos, pero hay sobretodo un bebé-pintor-expresionista absolutamente fenomenal (;

El que quiera hacerse a su calendario Populardelujo 2014 no es sino que diga y nos ponemos de acuerdo para que pasen a recogerlo. ¡Un próspero y feliz 2014 a todos los amigos de Populardelujo!

>

populardelujo_calendarios2014_detalle

Anuncios

populardelujo_universidaddelosandes_1>
El nombre ‘Rafael García’ quizás no le diga mucho a los habitantes de Bogotá, pero es sencillamente imposible que su trabajo le resulte indiferente a uno solo de esos mismos habitantes: Rafael García es nada más ni nada menos que el responsable de los banderines fluorescentes que de unos años para acá abundan en las calles de la ciudad y nos ayudan a identificar desde la oferta de llamadas a celular hasta la venta de jugo de naranja recién exprimido.

Sin que nadie se lo hubiera comisionado, este veterano de la estampación nacido en Barrancabermeja tomó en propias manos la señalización del comercio informal de Bogotá. Y lo ha hecho con una gran eficiencia, consistencia y estilo: sus banderines se leen desde grandes distancias y dejan claro al rompe el tipo de servicio que se ofrece; una paleta limitada a cuatro colores de tela (verde, naranja, fucsia y amarillo) ha conseguido darle orden a lo que solía ser la anarquía comunicativa por excelencia; y –al menos en nuestra opinión– su trabajo le ha inyectado mucha gracia al paisaje bogotano que a ratos resulta tan triste y monótono.

Fascinados por su trabajo, el año pasado invitamos a Rafael a que nos ayudara con la promoción de nuestra participación en WDCD y hace unos pocos días tuvimos el placer de invitarlo a dictar un taller en la Universidad de los Andes.

>

populardelujo_universidaddelosandes_6

>

Por cerca de tres horas Rafael llevó a los alumnos de la materia de tipografía por el proceso de diseñar y estampar un banderín. Habló de las consideraciones que hay que tener al momento de planear las letras, de los “puentes” que hay que reservar al momento de cortar las plantillas, de la firmeza con que se debe asegurar la plantilla a la tela y del cuidado que hay que tener en el manejo de la impresión con espuma. Fue muy lindo ser testigos del meticuloso proceso mediante el que toma forma un elemento tan modesto pero tan omnipresente en nuestra vida cotidiana.

 >

populardelujo_universidaddelosandes_2populardelujo_universidaddelosandes_3populardelujo_universidaddelosandes_8populardelujo_universidaddelosandes_7>

Con una gran dedidación y entusiasmo Rafael instruyó a los estudiantes y cada cual utilizó la técnica para estampar su propio mensaje. Rafael quedó aterrado de la velocidad con que los estudiantes le cogieron el tiro a la técnica y maravillado de la precisión de algunos trabajos. Al final admitió que ya estaban prácticamente listos para montarle la competencia pero nada de eso lo inhibió a compartir sus secretos: incluso les dió consejos sobre cómo y cuánto cobrar.

Le agradecemos mucho a la facultad de diseño de la Universidad de los Andes por haber hecho posible este taller, a los alumnos por la atención y buenísima onda con que escucharon a Rafael y a la estrella del evento por haber sido tan generoso al compatirnos los secretos del oficio que no es otra cosa que su fuente de sustento.

>

Print

>

Más sobre Rafael y su trabajo aquí.

>

>
populardelujo_calendarioarnulfo

>

Los días en que un rotulista podía vivir exclusivamente de su trabajo a mano se han ido para siempre e incluso pintores fenomenales como don Arnulfo Herrada han tenido que diversificar sus servicios. Uno de los mecanismos que ha encontrado Arnulfo para obtener más ingresos sin abandonar el negocio de la publicidad ha sido convertirse en una especie de “broker” de almanaques.

La cosa funciona así: Arnulfo visita panaderías, carnicerías, tiendas y semejantes y ofrece a los propietarios de estos negocios la impresión de unos almanaques que una vez personalizados con la imagen del local en cuestión se convierten en piezas promocionales que ellos reparten entre sus clientes.

El diseño de los almanaques consiste en una imagen (una imagen siempre luminosa, optimista, romántica), una máxima más o menos relacionada con la imagen, un talonario desprendible con los meses del año y un recuadro vacío en donde se agregará el logotipo del negocio, los datos de contacto y algún mensaje publicitario.

Arnulfo asesora al cliente sobre los textos y elementos que irán en ese recuadro y tras tomar atenta nota se va para la imprenta y allí se sienta junto a un operario de computador que se encarga de seguir sus instrucciones y diagramar la pieza final. Entre los dos eligen las imágenes, los tipos de letra, los colores y los clip-arts.

>

populardelujo_calendarios_herrada6

>

Somos amigos de Arnulfo hace cinco años y desde que nos conocimos no ha parado de ofrecernos sus almanaques. Siempre fuimos reacios a seguirle la corriente porque queríamos estimular su trabajo a mano y nos parecía muy triste la idea de un pintor de su talento rebajado a imprimir almanaques. Sin embargo hace unos días nos mostró unos almanaques que hizo para la Panadería El Porvenir de el barrio El Restrepo y quedamos tan fascinados que decidimos encargarle un tiraje para regalarle a los amigos de Popdelux en este comienzo de año.

Arnulfo estuvo a cargo de todas las decisiones creativas: redactó el texto, y entre él y la muchacha de la imprenta (Almanaques GER) eligieron el tipo de letra y las imágenes.

>

populardelujo_calendarios_herrada2 copy

>

Evidentemente estos almanaques no tienen ni de cerca el valor que tiene uno de sus murales o avisos pintados a mano, pero no dejan de ser piezas gráficas muy interesantes. Son de una hibridez fascinante: mezclan elementos de procedencias tan dispares como un chalet europeo, un pueblo colonial suramericano, una niña anglosajona y un toro cebú de alguna finca colombiana. Intervienenen en su producción un puñado de oficios, talentos y estándares de gusto tan diversos como los de un fotógrafo suizo, un viejo pintor tolimense, un operario de photoshop bogotano y un desconocido con una ardiente vena poética. Verdaderas obras maestras de la ínter-culturalidad, el mestizaje, la globalización, como lo quieran llamar.

Como pueden darse cuenta, las imágenes que ilustran los almanaques son el elemento que se roba el show: van de lo búcolico (un paraje alpino, una pradera ribereña) a lo sencillamente delirante. ¿O cómo más puede calificar la estampa de un gato contra un cielo púrpura recostado sobre una cama de violetas al que un inspirado photoshopero le ha estampado una primorosa mancha en forma de corazón?.

De dónde vienen estas imágenes, cómo circulan, cómo llegan a los computadores de Almanaques GER, dónde se hacen los collages, quiénes son los cerebros creativos que los conciben… son cuestiones que todavía son un misterio para nosotros y que con este trabajo que nos hizo Arnulfo apenas empezamos a entender.

>

populardelujo_calendarios_herrada3 copy

>

Coherentes con el espíritu de los almanaques que Arnulfo hace para sus clientes, nosotros también quedemos que queden en manos de los “amigos del negocio” ¿Les gustaría hacerse a uno de ellos? Son más o menos tamaño doble-carta y como verán hay varios motivos distintos.

El favorito de Arnulfo fue el paisaje con las vacas y la laguna al fondo. Un embolador que pasaba aquel día por el Parque Santander prefirió el de la niña rodeada de conejitos. En cuato a nosotros, no conseguimos decidirnos entre la gata violeta y el toro colorado.

¿Ustedes cuál prefieren? Nos es sino que escojan uno y con mucho cariño se los regalamos para que tengan un bucólico y florido 2013.

>

populardelujo_calendarios_herrada5>

>

>
De la mano de nuestro gran amigo el pintor Oscar Barreto y del eterno Mr. Bristol le deseamos a todos los amigos de Popdelux un extraordinario 2013 (:
>

populardelujo_bristol_barreto

>
–Almanaque Bristol, Oscar Barreto. Colección Populardelujo

>

>

>

Mientras escribimos esta nota cae sobre Bogotá uno de esos aguaceros cataclísmicos de fin del mundo que son tan habituales por aquí. Para hacer más llevadero el Apocalipsis echamos mano al libro de Manuel Kalmanovitz, Bogotá con mar y otras cosas y les compartimos unas líneas.

Si además de cuentista y dibujante Manuel resulta ser un clarividente, entonces no temáis, la catástrofe ambiental lo único que puede hacer por Bogotá es mejorarla. ¿O no sería lindo, en las tardes de sábado de los días venideros, irnos ver el sol caer en el malecón de la Av. Boyacá en lugar de quedarse entre la casa viendo llover?

>

>

Interesados en otras bogotás cataclísmicas pueden echarle un ojo a las de Gabriel García Márquez y Gustavo Zalamea.


>

>

» Bogotá con mar y otras cosas es un bellísimo libro de cuentos y dibujos de Manuel Kalmanovitz editado por Matera Libros y El Peregrino Editores. Nosotros lo conseguimos en la librería La Madriguera del Conejo de Bogotá.

>

La revista brasilera FFW MAG invitó a Marcelo Rosembaum, figura central del diseño brasileño contemporáneo, a ser el editor-a-cargo de su más reciente número. Y Marcelo, con quien compartimos escenario en What Design Can Do ’12, tuvo la elegancia de a su vez invitarnos a nosotros. Bajo el título “Orgullo de ser nosotros mismos” 10 sendas páginas de la revista están dedicadas a Populardelujo y al material que hemos recolectado durante años.

Aunque técnicamente el número está dedicado al diseño brasilero, los editores quisieron –según sus propias palabras– “evitar mirarse el ombligo” y por eso trajeron a colación iniciativas de otros lugares del mundo que como Populardelujo “miran hacia dentro”. La razón de incluir a Populardelujo quizás queda más clara cuando, refiriéndose a la charla que dimos en WDCD ’12, escriben: “las enseñanzas teóricas que recibían en las facultades de diseño no le ayudaban a los miembros de Populardelujo a entender el contexto en el que vivían: en las aulas, diseño minimalista; en la calle, un maravilloso caos multicolor. Esta situación, que es también común para nosotros [los brasileros], dió origen a Populardelujo”.

La revista además de ser bellísima incluye reflexiones sobre las tensiones entre diseño y artesanía, sobre hibridación cultural y sobre la función del diseño en sociedades con altos índices de inequidad, a cargo de personas como la curadora Adélia Borges, el diseñador Frederico Duarte, y el mismo Marcelo Rosembaum. Abajo un par de ideas que nos llamaron la atención por su cercanía con los temas que nos preocupan aquí en Populardelujo:
>

>
Más sobre Marcelo Rosembaum, aquí.

>

>
Más sobre Frederico Duarte, aquí.

>

>
Más sobre Adélia Borges, aquí.

>

>

Historiera de Powerpaola para para la Revista Argh # 7 de España.

» Via Revista Larva

>>

>

La semana pasada el libro estrella por fin llegó a la manos de Doña Hilda. Un gran alegría para nosotros porque si alguien se merece un ejemplar es ella.

Hilda es la propietaria de la cafetería Frutas Cremosas del barrio El Restrepo y para los que apreciamos la gráfica popular es una especie de hada madrina: desde hace años Hilda ha puesto buena parte de la ambientación de su negocio en manos de nuestro querido Arnulfo Herrada, uno de los tres pintores a quien está dedicado este libro que publicamos en 2009.

A lo largo de los años Hilda no solo le ha encargado a Arnulfo varios murales y avisos sino que cada tanto vuelve y lo contrata para que los retoque. Si el avance de la publicidad diseñada en computador e impresa en plotter es inevitable, ojalá más propietarios de negocios fueran al menos tan salomónicos como ella, que no por aceptar un aviso luminoso de una empresa de cerveza dejó de confiar en la potencia y la gracia de la publicidad hecha a mano.

>


>

¿Qué opinó Doña Hilda sobre el libro? Que le parecía muy chévere, dijo. Y que le parecía muy chévere también “lo que hacíamos por el viejito Arnulfo.” O por Picasso, como prefiere llamarlo a veces.

Curiosamente, Doña Hilda no es la única que pone a Arnulfo y al pintor español en el mismo nivel. El mismo día que estuvimos en Frutas Cremosas pasamos por la nueva tienda del Museo de Arte del Banco de la República y nos encontramos con el nombre de Arnulfo Herrada muy flamante compartiendo estante con el de Picasso, Modigliani, Bruegel, Warhol y compañía (:

>

>

A propósito, estos libros estrella que todavía circulan por ahí hacen parte del último lote disponible. Así que si están interesados en adquirido lo mejor que se hagan a una copia de inmediato porque es es muy factible que un par de meses ya no haya ni rastro de ellos.

Los consiguen en El Estante, la tienda del Banco de la República, en la librería del Fondo de Cultura Económica o poniéndose en contacto con nosotros a info@populardelujo.com

>


>
Nos da mucho gusto compartir con ustedes el registro completo de la charla que dimos en el Teatro Municipal de Amsterdam (HOL) en el marco de What Design Can Do 2012. Cualquier opinión, corrección, comentario bueno-regular-o-malo, está más que bienvenido: trabajamos para mejorar (;

La gran mayoría de las más de 160 imágenes que presentamos en Amsterdam son fotografías nuestras. Sin embargo para ilustrar ciertos puntos utilizamos fotografías de otras personas. Con la mayoría pudimos ponernos en contacto para perdirles su autorización pero con algunos pocos nos resultó imposible, ojalá nos sepan disculpar. A todos ellos les agradecemos enormemente, aquí están los créditos de las imágenes presentadas que no nos pertenecen:

>

>
1) José M. Arboleda     2) Hell on Earth     3) Emilie Christiane

>

>
4) Alberto Gómez,     5) Juan Felipe Rubio,     6) Jesús Abad Colorado,

>

>
7) Francisco Lersundy,     8) Andrea B,     9) Camila Currea,

>

>
10) Nicolás Diazgranados,     11) Alberto Gómez,     12) Indira Romero,

>

>
13) Elba Parra,     14) JJ. Restrepo,     15) Alejandro Serrano,

>

>
16), Adrián Portugal,     17) Gonzalo Díaz,     18) Jorge Montedesoca

>

>
19 y 20) Toda la serie de fotografías sobre la cultura de los picós en la Costa Atlantica Colombiano pertenecen a Africolombia, el proyecto de Fabián Altahona, 21) Germán.

>

Para más información sobre la participación de Populardelujo en WDCD ’12:
>
>


>

¿De qué color es Bogotá? Algunos dicen que es color ladrillo, el amarillo ranquea alto en las investigaciones sobre imaginarios urbanos, mucha gente dirá que es gris.

Pues bien, el señor del chaleco se ha encargado de mandar todas esas opiniones a la porra y ha impuesto que Bogotá sea fluorescente. Amarilla, rosada, verde, naranja, lo que sea… pero fluoresecente.

¿Puede un individuo determinar por sí solo el color de una ciudad? Probablemente no. A menos que ese individuo se llame Rafael García y sea el dueño y señor del negocio de cartelitos portátiles para tiendas, kioskos, carritos y todo tipo de ventas ambulantes.

>

>

Empezaba la década del 2000 y ya rondando lo 50 años de edad Rafael se vió obligado a arrancar otra vez y prácticamente de ceros. Su negocio de ropa deportiva se había ido a la quiebra y su matrimonio había llegado al punto de las diferencias irreconciliables. Rafael juntó entonces su experiencia en confección con su experiencia en artes gráficas y empezó a ofrecer servicios de estampación en screen.

Era la época en que el teléfono celular se popularizaba definitivamente en Colombia, de modo que el producto que más le pedían a Rafael eran cartelitos para anunciar la venta de minutos a celular. Cartelitos en color azul con el texto MINUTO A CELULAR. En color “azul-Comcel”, para ser más exactos. Comcel fue una de la empresas pioneras en telefonía movil en Colombia y deliberada o casualmente su color corporativo se convirtió durante los primeros años del negocio en sinónimo de telefonía celular.

“Pero esa vaina no se veía nada”, cuenta Rafael. Entonces en busca de mejor contraste y vistosidad se le ocurrió empezar a hacer los mismos cartelitos pero en lo que él llama “colores feos”. Fluorescentes. Y se lanzó a la calle resuelto a cambiar el paradigma cromático imperante con el argumento de que eran mejores los colores vivos. A lo que más de un escéptico le respondió “¿y no será más bien que el vivo es usted?”

>

>

Y sí, Rafael vivo sí es, pero en el buen sentido. Como lo habrá podido comprobar sin mucho esfuerzo cualquiera que camine por Bogotá, los carteles en tela fluorescente resultaron ser un éxito total. No pasaría mucho tiempo antes de que los novedosos cartelitos que anunciaban minutos a celular empezaran también a anunciar empanadas, chance, avena fría, jugo de naranja recién exprimida y hasta cremalleras y pulsos para reloj.

En realidad es simple: en una ciudad tan fría y sucía como Bogotá, en donde los principales “baños” que recibe el concreto o son de smog o son de agua sucia, unos caprichosos trocitos de tela fluorescente desperdigados aquí y allá atraen la mirada con un magnetismo imposible de resistir. Es muy simple, casi obvio, pero a nadie se le había ocurrido.

>

>

Al ver la cantidad de avisos fluorescentes que hay por estos días en la ciudad uno pensaría que detrás de aquello hay todo un ejército de impresores. Pero resulta que no hay tal. Cuando le preguntamos a Rafael si alguien le ayuda, su respuesta es demoledora: –No, ¿Pa’ qué?

Quizás la experiencia de haberse asociado con aquel tipo que lo tumbó en Barrancabermeja, o la de trabajar bajo la férrea supervisión de aquel jefe polaco-argentino, lo dejaron desanimado respecto a aquello del trabajo asociado. O quizás sea sencillamente ese temperamento de relojero místico que tiene… Vaya uno a saber, el caso es que detrás de la bandada fluorescente que cubre a Bogotá no hay nada más que un hombre.

En el garaje de la casa del barrio Villaluz que heredó de sus padres se encierra Rafael todas la mañanas con sus rollos de tela, su máquina de coser, sus plantillas y sus bastidores. Al mediodía almuerza y en la tarde sale a la calle con una bolsa de lienzo llena de cartelitos recién horneados.

Si están atentos es muy posible que lo vean pasar, Rafael es un gran “patoneador” y su tumbao de artista es inconfundible: pelo canoso agarrado con una cola de caballo, manos y  tenis manchados de pintura y una manera de caminar que deja claro que el afán dejo de ser una preocupación hace rato. Unicentro, la calle 100 y la calle 85 son sus jurisdicciones por excelencia, pero a veces se aventura a otras zonas “para abrir mercado”.

 >

>

Hubo una época en que absolutamente todos los cartelitos fluorescentes de Bogotá habían salido del garaje de Rafael. Hoy en día ya hay dos o tres cartelistas más ofreciendo carteles fluorescentes. ¿Cómo identificar los de lo Rafael Garcia, los del pionero del género?

Alguien con ojo gráfico entrenado los reconocerá al rompe por los dramáticos contrastes de tamaño que caracterizan sus composiciones tipográficas, las muescas propias de la letra hecha en plantilla y la audaz curvatura que a veces le aplica a alguno de los textos.

Eso en cuanto a lo gráfico. En la confección, los carteles de Rafael también tienen sis singularidades: todos los cartelitos estan terminados con dobladillos hechos con gran esmero que evitan que se deshilachen fácilmente, y todos vienen con dos secciones de palo de escoba que ayudan a que se mantengan rígidos y templados.

En todo caso, si nada de esto fuera suficiente para distinguirlos basta con echarle una mirada al palito de abajo. A manera de firma, sus carteles siempre llevan allí su número celular escrito en marcador: “CEL. 3158788830”.

>


>

Los cartelitos fluorescentes de Rafael tienen todas las características de una buena solución de diseño. Para los comerciantes resultan baratos, prácticos, portátiles y efectivos. Y para el transeúnte que en medio del caos y el barullo necesita hacer una llamada, son clarísimos dispositivos de señalización. Quizás la mejor prueba de su éxito es que ni siquiera nos percatamos de que existen: funcionan sigilosamente y eficientemente como lo hacen todas las grandes soluciones de diseño.

En nuestra opinión, los carteles fluorescentes de Rafael le dan además algo de alegría a esta Bogotá que es a ratos tan triste. Y en la medida en que se han vuelto la señalización oficial no-oficial de los pequeños comerciantes, hasta algo de orden y uniformidad le aportan también a la ciudad: estamos seguros que ninguna política distrital habría tenido tanta acogida como este involuntario ejercicio de señalización y estandarización llevado a cabo por nuestro Neon Man.

Por todas estas razones, y por el gusto que nos dio conocer al hombre detrás del fenómeno, hace unos días le pedimos a Rafael que nos fabricara una serie de carteles para promocionar nuestra participación en What Design Can Do. Fue un honor que Rafael no solamente nos haya seguido la corriente con el encargo, sino que además se le midiera a posar con sus creaciones. Los textos de los carteles son su opinión personal sobre el poder del diseño.

>

pd. Hace unos días nos encontramos con Rafael para tomarnos un tinto y el hombre traía consigo un misterioso paquete envuelto dentro de una bolsa plástica. Se nos abrieron los ojos como platos de sopa cuando sacó su contenido y lo puso sobre la mesa. Estén pendientes porque muy pronto estaremos compartiendo esa joya con ustedes.

>

Joyas de la gráfica popular en formato postal

El Cristo incandescente, el Indio Amazónico, el Marciano carnicero y otras 12 joyas de la gráfica popular bogotana en la serie de postales de Populardelujo.

Click en la imagen para más información.

El libro estrella

3 maestros de la gráfica popular bogotana en el libro estrella de Populardelujo.

Click en la imagen para más información.

Síguenos en Facebook