>>
>>

El viejo caballo flanqueado de antorchas estilo naipe español era, por dios que sí, el guardabarro de nuestros amores. Pero se le acabó el reinado.

Podríamos hacer muchos posts aquí sobre las fotografías que Meena Kadri ha tomado en las calles de la India. Podríamos por ejemplo hacer uno sobre fisiculturistas lesionados, o uno sobre traseros de camión, o uno sobre la siempre milagrosa aparición de divinidades hindúes en el muro menos pensado. O sencillamente, uno sobre el aviso más hermoso jamás dibujado. Sinembargo, su serie dedicada a los guardabarros de Ahmedabad le gana a lo que sea.

>

>

Ahmedabad es la capital del estado de Gurajat. Allí como en muchos lugares de la India son muy populares los rickshas, pequeñas carretas de tracción humana que funcionan a manera de taxis. Y allí, como en todos los rincones de la India, son inmensamente populares las estrellas de Bollywood.

Pintores como Bobby Solanki, su hermano Ramesh y su hijo Chetan (abajo) trabajan en talleres cerca a las vías principales personalizando el rincón más bajo (en altura y en reputación) de los rickshas. Se especializan en decorar guardabarros y lo hacen casi que exclusivamente con estrellas de la pantalla grande.

Según Meena aunque ocasionalmente los clientes llegan con un afiche de rerefencia, no es raro que los Solanki produzcan divas, galanes, arpias y villanos sin más fuente de inspiración que la memoria.

>

>

Los maestros del guardabarro de Ahmedabad son parte de una red de microempresas dedicadas a la customización de vehículos que se extiende por toda la India. Según Meena, esta compulsión por la personalización parece ser especialmente intensa en países superpoblados como la India y podría interpretarse como una especie de necesidad de destacarse entre la multitud sin abandonar un hilo expresivo común. Distinguirse sin dejar de pertenecer.

Y es que aunque los guardabarros de los Solanski tienen trazos propios que los delatan, el estilo gráfico de estos retratos no es de su autoría ni de la de ningún otro artesano en particular. Se trata de un estilo compartido por el gremio y madurado y perfeccionado retrato tras retrato.

Dioses envueltos en explosiones de fauna, flora, telas, joyas y rayos celestiales, templos que parecen que fueran a colapsar bajo el peso de la decoración: el gusto, casi que la necesidad, por ornamentar pareciera estar codificadA en el ADN de los hindúes. En la India contemporánea, anota Meena, la ornamentación quizas funcione como un “endulzante”:  un mecanismo para contrarrestar la dureza de la vida cotidiana en las zonas más pobres.

>

>

¿Le resultarán a los hindues estos retratos tan extraños como nos resultan a nosotros en este lado del mundo? Seguramente que no. Lo que para nosotros son audaces licencias fauvistas como cubrir un rostro de areas verdes, bien podría ser de lo más natural para los ellos. Basta con mirar a ese bebé púrpura que es Krishna o, para no ir muy lejos, hacer scroll hacia arriba y  echarle un vistazo al color del pelo de Bobby y de Ramesh.

Sea como sea, ¿no son extraordinarios estos guardabarros? ¿No es maravilloso encontrar semejante maestría y expresividad en un medio tan modesto? ¿No es estupendo que haya gente tan afortunada que puede colgar esto en su carrito por unos pocos pesos? ¿No es maravilloso pensar que hay culturas en donde esta genialidad es algo de lo más cotidiano?

Cosas equivalentes han existido en todas partes. En Colombia pensemos nada más en la decoración de los buses escalera de la zona cafetera o en los paisajes de fantasía firmados por FREDDY que hasta hace poco decoraban el vidrio trasero de los buses en Bogotá. Desafortunadamente hay toda una mentalidad que considera estas cosas primitivas y ordinarias y con eso las condena a desaparecer. Qué clase de idea de progreso es esta, se pregunta uno, que se lleva por delante semejantes joyas de la expresividad humana.

>

>

Menna Kadri es un antropóloga / diseñadora neozelandesa. Dirige en Wellington Random Specific, un estudio de consultoría que trabaja en la “intersección entre comunicación, cultura y creatividad”.

Ha sido profesora y ocasionalmente dicta conferencias y talleres sobre gráfica popular. Hace poco publicó un artículo dedicado a la gráfica callejera de la India.

Su Flickr es una de nuestras esquinas favoritas del internet. Aquí pueden ver su serie completa de guardabarros. 

>

>