>

Se acaba el 2011 y nos ibamos quedando sin reseñar la expedición que hicimos en septiembre a Santiago de Chile. La facultad de Arquitectura, Arte y Diseño de la Universidad Diego Portales nos invitó a hacer parte del seminario “Soportes públicos, prácticas privadas” y allá estuvimos dando una charla y participando en una intervención junto con colegas y estudiantes.

En la charla, que llamamos “Gráfica popular, práctica de frontera”, hablamos de la ambigüedad propia de la gráfica de la calle: a medio camino entre lo moderno y lo tradicional, lo legal y lo ilegal, lo digital y lo hecho a mano, el espacio público y el espacio privado. La lista de conferencistas la completaban especialistas en arquitectura, urbanismo y patrimonio: por Chile, Constructo, Arturo Torres, Victor Grin, Delight Lab, Colectivo Mural Brigada Ramona Parra: por Holanda, Cilly Jansen, y por Francia Yves Lion.

>

>

La intervención tuvo lugar en un casona de 1830 del barrio Yungay, un antiguo barrio de élites que con el tiempo perdió su esplendor y exclusividad pero no su valor. Yungay no solo es un tesoro para la ciudad desde el punto de vista arquitectónico, sino que conserva una vida de barrio que según los propios santiagueños ya no se ve en otros lugares de la ciudad. Allí los vecinos todavía se saludan entre sí, todavía persiste la tienda de barrio, todavía funcionan barberías centenarias.

Bajo la dirección del colectivo Piso Piloto la idea fue transformar la casona –un “espacio privado”– en un “soporte público”. Así, una casa que los agentes inmobiliarios están dejando caer se convirtió en un museo temporal. Un museo sobre la casa misma.

>

>

A través de paisajes sonoros, proyecciones y relatos, la casa habló sobre el tesoro enterrado bajo la tarima del teatrito, sobre lo que la gente imagina que va a pasar en el futuro y con ella y con el barrio.

Populardelujo estuvo a cargo de la “señalización” de la intervención. Con un grupo de estudiantes de la Diego Portales pintamos las baldosas del frente con pintura reflectiva para crear una especie de alfombra de bienvenida, destacamos detalles arquitectónicos como rosetones, rejas y marcos, y diseñamos una especie de biombos con material de desecho encontrado en la casa para que los visitantes pudieran comentar sobre las sensaciones e ideas que despierta la casa.

Fue un placer participar de este ejercicio y compartir nuestra pasión por la gráfica popular. Muchas gracias a Alejandra Amenabar, Maritza Guzmán, a los alumnos que participaron en el proyecto, y a los profesores y directores de los programas de Arquitectura, Arte y Diseño.

Las fotografías publicadas aquí son de Pau Montenegro y Populardelujo.

>