>

Con un par de sendas charlas/demostraciones se clausuró 4 FIERAS.

Lo de Oscar Barreto (↑) fue como si una fuerza de la naturaleza hubiera sido liberada en el auditorio. Oscar pintó empanadas, contó anécdotas, improvisó logotipos, tocó flauta, imitó al payaso Bebé, nos enseñó a hacer letras, se despachó contra el DAMA, imitó al maestro Obregón, complació al público con el dibujo de una sabrosísima lechona y luego fue y se la regaló a una fan enamorada… nos habló de muchas cosas de las que no sabíamos, nos hipnotizó con su energía y un par de veces casi nos mata de la risa.

Más sereno pero no menos apasionado estuvo Arnulfo Herrada (↓). Sin levantarse de su silla nos llevó por una docena de sus revelaciones y nos habló sobre su trabajo comercial, que aunque él considera “menor” es una absoluta belleza. Al final accedió a hacer algo que para él es sumamente íntimo y privado: tuvimos el privilegio de verlo frente al caballete dándole color a una revelación en gestación sobre “los peligros del juego”.

>

>

Hay mil cosas para mejorar, pero no saben el gusto que nos dió haber organizado estas charlas y el taller de caligrafía con Roberto Ayala de la semana pasada. Se supone que eran actividades “anexas a la exposición”, pero luego de haberlas hecho la verdad es que la exposición se siente apenas como un pretexto para estos contactos humanos formidables. Sencillamente no hay mejor forma de “darle voz” a alguien que interpelándolo en persona, y no hay mejor manera de reconocer la importancia del otro que haciendo silencio y escuchándolo atentamente.

Ojalá podamos hacer más cosas de este tipo en el futuro. Muchas gracias a quienes nos acompañaron en estas actividades y al Museo de Arte del Banco de la República por el apoyo y buena disposición.

>

Anuncios