>

Esta imagen, tomada de una “colección de chistes y agudezas i bellas artes” del mediados del siglo XIX es apenas una de las cientos de maravillas de la exposición que hasta junio presenta la Biblioteca Luis Angel Arango de Bogotá.

La exposición está dedicada a la “caricatura en Colombia desde la independencia”, pero por alguna razón esa descripción la hace sonar más chiquita y modesta de lo que es. Sí, la exposición es sobre caricaturas, pero es sobre muchísimo más.

En primer lugar la exposición, al exhibir una abrumadora colección de libretas, viñetas, pasquines, periódicos, pinturas y demás, lo que es es una verdadera historia ilustrada de Colombia, lo cual es una cosa medio inédita en nuestro medio. Se aprende sobre historia tanto como se aprende sobre caricatura. Y en segundo lugar, al ser una historia de Colombia desde la caricatura, es una historia deliciosamente no-oficial, contada por algunas de las mentes más críticas, irreverentes y a veces simplemente incendiarias y radicales, que ha tenido este país. Además, en la mediada en que al menos en sus orígenes caricatura, ilustración y diseño gráfico no eran disciplinas tan compartimentadas como ahora, la exposición es también una valiosísimo documento sobre la evolución de la actividad gráfica en nuestro país.

La exposición, a la que lo único que le faltó fue haber sido un poco más ambiciosa en el aprovechamiento del espacio y de las posibilidades gráficas de semejante materia prima, está abierta hasta junio y sería una pena que se la perdieran. Fue curada por la artista Beatriz González y es el resultado de más de 25 años de investigación. La entrada es gratuita.

Ah, la exposición está recogida en un libro lindísimo (del cual scanneamos la imagen de este post) que está a la venta en la Librería Siglo del Hombre en la entrada principal de la biblioteca.

Más información aquí.

Anuncios