>

Así como hay frases de cajón, hay “grafismos de cajón”. Un corazón atravezado por una flecha para representar la relación entre dos enamorados, por ejemplo. Alguien tuvo que haberlo concebido por primera vez. Sinembargo, la capacidad del símbolo para encarnar el mensaje en cuestión, combianada con su facilidad de reproducción –es decir, su eficiencia comunicativa– lo popularizaron al punto de convertirlo en una convención gráfica que usamos sin pensar. OJO, la palabra que mira, es otro ejemplo. ¿Quién vió por primera vez una cara en la palabra ojo? ¿A quién se le ocurrió dotarla de pupilas? No tenemos la menor idea. Lo que sí sabemos es que ese cliché gráfico tantas veces utilizado para denotar ¡ATENCIÓN!, adquirió una originalidad inusitada en manos de don Jorge Montesdeoca.


popdelux_humanizadosjorge

>
En su larga carrera como pintor y publicista, Jorge ha dotado de rasgos humanos (“humanizado”, según su propia definción) toda clase de objetos. Desde aquellos de alguna manera predecibles –un carro, una empanada– hasta otros que uno pensaría fracamente inhumanizables. Como por ejemplo una fotocopia. Quizás esa pericia y experiencia animando lo inanimado explica porque en sus manos el trillado grafismo de OJO, la palabra que mira luce tan gracioso y natular. Es como si lo hubiera inventando.

El OJO de Jorge, un detalle de un aviso que hizo para el Minimercado Quesos y Lácteos de la 13 del Barrio El Sagrado Corazón, es otra de las postales de la nueva serie de Populardelujo. Una oportunidad más para celebrar el trabajo de un gigante de la gráfica callejera local  y de paso conmemorar el libro que lanzamos a principio de año dedicado a su trabajo y al de dos de sus colegas.

Anuncios